En palabras de quien fuera el ilustre secretario de la Junta de Estudios Históricos y Ciencias Naturales de Misiones, don Lucas Braulio Areco, queda la precisa deducción de lo que debería representar -ya desde aquel remoto 1948 a esta actualidad- el legado histórico, cultural y étnico. Sucede que en su afán por indagar aquel insigne patrimonio, don Lucas advierte con criteriosa noción el valor de reportar y transmitir lo intrinsecamente nuestro. Pues evocar aquel pasado no solo representa una forma melancólica de ver el arte en su diversidad expresiva, implica ni mas ni menos que la justa y racional motivación por ponderar lo nuestro.

areco san ignacio 1948En ese sentido nuestro conferencista alude en San Ignacio Miní y La Cultura Guaranitica a la importancia iconografica de los vestigios y demas testimonios materiales hallados con posterioridad en dicho pueblo. Pues deducir con firmesa la actividad polifacetica de aquella reducción no es mas que ahondar en los detalles de su disposición catastral, aun vigente. Detalles que sin lugar a dudas encierran y reconstruyen palmariamente los resortes de una obra magistral. En tal sentido, reflexionar sobre lo épico de la cultura jesuítico-guaraní es reencontrarse a cada instante con una bitacora concatenadora : el éxodoguireño, Mbororé, los gravados, la imprenta, el Tesoro de la Lengua Guaraní, por citar algunas. No son mas que formas tangibles de administrar nuestra herencia y darle el sentido que demanda nuestra identidad.

Lo cierto es que en aquellos tiempos, en que aun jurídicamente no eramos provincia, la historia ya jugaba un rol fundamental. La disertación ponía el asento en la raigambre cultural, en elementos pertinentes que hecharan luz sobre la identidad. Esa necesaria mirada dispuesta a advertir y coligar un presente, con un pasado singular, determinó la creación de organismos tan relevantes para el posterior desarrollo de nuestra vida institucional. Amén de tan noble menester, nos queda cuanto menos, como Junta de Estudios Historicos de San Ignacio, el deber civico de continuar aquella labor, indispensable para nuestra comunidad.

¨Solamante diremos que si las Cataratas de Iguazu son portales de belleza inmarcesible y orgullo de nuestro paisaje, recordemos que el tras el partenon de San Ignacio Miní, vértice espléndido de una cultura, se esconde la grandeza de toda una tradición histórica, que los hijos de este suelo tenemos la obligacion de amar y conservar, como fuente de nuestro sentir autóctono y venero de nuestra personalidad regional¨. Lucas Braulio Areco, Conferencia pronunciada ante la Delegacion Estudiantil de Buenos Aires y Profesorado, en la Escuela Normal Mixta de Posadas (Misiones) , el 27 de septiembre de 1948.

Ingreso

Etiquetas Populares

Rescate fotográfico