La utilización desde finales del siglo XIX y hasta bien entrado el siglo XX de las antiguas plazas de los pueblos jesuíticos en ruinas como cementerios de los nuevos pueblos que surgían en el territorio de Misiones fue un fenómeno muy común.

En el conjunto jesuítico de Loreto persiste hasta la actualidad un antiguo cementerio ya en desuso en uno de los extremos del espacio de la antigua plaza. En Corpus existe uno en el centro mismo de la antigua plaza jesuítica. En Santa María la Mayor también existió uno en uno de los extremos de la plaza de la reducción. Lo mismo ocurrió en el conjunto de Santa Ana, donde originalmente un cementerio se ubicaba en una esquina de la plaza, el que fue luego relocalizado a principios del siglo XX en el mismo espacio del cementerio jesuítico, a un lado del templo.

   En el conjunto jesuítico de San Ignacio Miní también existió un cementerio en la plaza. De ese cementerio hoy ningún vestigio queda, los trabajos de restauración de la década de 1940 lo borraron literalmente. Sin embargo una fotografía publicada en el año 1904 muestra aquel antiguo cementerio en la plaza frente a la fachada del templo en ruinas en su estado original previo a los trabajos de restauración.

   Se advierten los postes de un cercado perimetral que tenía y también las cruces de algunas tumbas.

cementerio san ignacio mini gambon

Detalle de la fotografía de 1904 donde se aprecia (señalado con un círculo rojo) el antiguo cementerio en la plaza del antiguo pueblo jesuítico de San Ignacio Miní.


cementerio san ignacio mini gambon 1904

en la Fotografía publicada en 1904 donde (por Vicente Gambón SJ) se observa a fachada del templo de San Ignacio Miní en ruinas.
Frente a la fachada, en la plaza se observa en parte el cementerio con su cerco perimetral y algunas tumbas con sus cruces.

cementerio san ignacio mini

Ilustración de mediados del siglo XIX atribuida a las ruinas de San Ignacio Miní,
donde se observa en la plaza, frente a las ruinas del templo, un antiguo cementerio (señalado con un rectángulo rojo) con sus cruces y cercado perimetral.

 

    Lo notable es que también existe una ilustración de mediados del siglo XIX atribuida a San Ignacio Mini en ruinas, donde precisamente se observa ese cementerio en la plaza. Si realmente la ilustración data de mediados del siglo XIX y corresponde a San Ignacio Miní, estaríamos ante un cementerio cuyo origen se remontaría al período de la ocupación paraguaya de la región oriental del río Paraná, que luego de 1870 siguió siendo usado para sepulturas por los pobladores que se asentaron en la zona hasta las primeros años del siglo XX.

 

Ingreso

Etiquetas Populares

Rescate fotográfico