Esto es efímero, ahora efímero, cómo corre el tiempo” Carlos Solari.

 IMG 20191029 WA0048

Hace algunos días los partidos de fútbol por copa libertadores en fase de semifinal y las elecciones presidenciales después de las PASO, han dejado en claro una característica típica de la sociedad argentina en líneas generales, todo se vive en términos de Boca River siempre tan polarizados en una elección u otra al punto de dejar nula la idea de la tercera posición.

 

Hoy vengo a hacer mención a un clásico más local y perteneciente a la identidad del pueblo, las disputas se daban en el ámbito estudiantil, deportivo y recreativo; la reconocida disputa entre los colegios Normal N°5 vs EPET N°12. Los que pertenecen a la generación de los 80 o los 90 sabrá muy bien lo que trato de explicar tal vez de manera muy torpe, la emoción con la que se vivían los intercolegiales donde los partidos de basquet, fútbol o voley eran a morir y de vez en cuando sucedían fricciones y piernas fuertes pero al final de la jornada se celebraba entre todos en el mismo tinglado (si se puede llamarlo salón polideportivo aunque se sepa cómo es la precariedad del mismo). Todos sabíamos que al final de cuentas en el colegio de enfrente había un vecino, un amigo de la infancia o por algún otro tipo de relación, aunque las gastadas seguían al orden del día.

Allá por el 2006 el clima estaba caldeado lo que derivó en destrozos de ambos establecimientos, por una lado la entrada del viejo establecimiento Normal N°5 “Fray Mamerto Squiu” rezaba un grafiti “Lita Nazi”, la procedencia de la picante descripción nunca fue establecida. Sin embargo de forma paralela a los días cuando íbamos a clases de taller las mismas fueron suspendidas, ya que según dicen algunos vándalos habrían tapado la cerradura de la puerta con pedazos de clips y pegamento. A raíz de estos hechos luego de finalizadas las competencias Evita se realizó un fogón simbólico en el que participaron también las escuelas EFA y 719, un festejo popular llevado sin violencia, demostrando que los sanignacieros si nos proponemos no nos dejamos influenciar tan fácil para vivir divididos.

En tiempos más actuales cuando la Junta salió a recorrer las casas de los vecinos en el afán de recabar datos, la mayoría hablaba de la Normal cuando aún todavía era un Bachillerato de Ciencias Físico Químicas, los primeros en darnos información al respecto fueron Julio César Ramírez y Eva Zampedri así como Pablo Vandendorp y otros vecinos con los cuáles uno habla en cada visita pactada o en la parada de lo cotidiano. Ellos nos relataron sus memorias en los inicios del establecimiento histórico.

Hilda Gagliardi afirma que en su época de estudiante el colegio se denominaba “Bachillerato en Ciencias Físicas Matemáticas “Fray Mamerto Esquiú” donde tuvo por compañeros de cursada a José Espíndola, Sergio Ferreyra, Pablo Vandendorp, Carlos Soto, las mellizas Puchalski, Lucrecia Romero, Alves, Blanca Sosa, Rubén Bruno, Pinki Peralta, Peteco Magiolo, Marta Böse. Entre ellos Rubén Barbosa ganó un concurso de preguntas y respuestas con el cuál pudieron viajar a Bariloche con todo el curso. Recuerda que una de sus profesoras fue Celia “Picó” Guerrero.

Eva le agrega otro matiz que se remonta a los inicios con las subsiguientes etapas, la Escuela Normal se creó el 3 de noviembre del 1959, se firmó el decreto de Bachillerato Físico Químico ciclo básico N° 1 que luego se transformó en Escuela Normal. El consejo hizo los trámites con Los Rivadavia y compró el predio menos la esquina del correo (que luego fue cerrajería y reparación de relojes). Alfredo Barrios alquilaba esa parcela en calidad de Vice Director de la escuela. Cuando el el correo se cambió frente a la casa del fotógrafo Salvatierra. La casa pertenecía al farmacéutico Gunski, quién Pablo Vandendorp lo recuerda como uno de sus mejores profesores de Química materia que la dictaba en la Escuela N° 5, “era un viejo bocho y estaba medio colifa” asegura Pablo con una mirada aniñada y una leve sonrisa.

Los estudiantes que cursaban en los inicios de la década del ‘60 saben bien que cuando se creó la escuela Normal no contaba con un espacio físico propio, así que cuando Eva empezó a cursar el primer año tenían prestado un aula de la Escuela N° 74 y también un espacio en el Club Social que funcionaba en la esquina de Lavalle y Belgrano (actual Supermercado Vandendorp) la materia de Educación Física se realizaba en el Club Unión. Mientras asistían en cursos distribuidos en distintos edificios comenzaron la construcción de la actual instalación de la Escuela Normal, la obra fue realizada por constructores y padres colaboradores, entre ellos: Scatolaro, Magiolo y Silva oficiaban de albañiles. Zampedri de carpintero labrando puertas y ventanas, el agua potable era abastecida por una perforación propia y el tanque fue levantado por “Moncho” Mattos.

Julio César nos contó que en el año 1967 se inauguró la escuela en la locación de independencia y San Martín. El establecimiento funcionó así hasta el año 2011 para luego ser reedificado con nuevas instalaciones pero siempre vigente en el mismo lugar. Entre las mesas de debate también surgieron entre los datos el hecho de recordar a dos señoras que trabajaron mucho tiempo en el establecimento, ellas son: Gladys Amelia Mattos y Norma Taffarel ambas desempeñando tareas administrativas, Gladys fue jefa de Preceptores en el turno diurno y Vedel por la noche en las carreras de “Asistente Técnico Docente” y “Magisterio”, Norma por su parte no recuerda con precisión en que año inició su labor pero comenzó como preceptora siendo luego jefa de Preceptora culminando su carrera en el 1194 como Secretaria de la escuela.

En la consideración de lo mejor que tiene como experiencia haber cursado en la Normal sin dudas eran las clases de “Peteco” Bouix, yo lo conocía por la afinidad en común al saludo de manos con los dedos en V, el hombre era una especie de rockstar retirado con una capacidad discursiva envidiable. Cuando lo escuchabas era sabido que iba a hablar de la historia y la política Argentina con una mirada particular sobre ella, los alumnos contaban que a veces se confundía de chip y en lugar de desarrollar la clase de Química venía en modo Juan Pablo Feinmann on; hablando de Historia, Filosofía y Peronismo. Además “Peteco” tenía a flor de piel un sentido del humor muy particular la clásica ocurrencia criolla.

Lucía Vandendorp fue profesora del área de Educación Física luego ocupó el cargo de Directora de la escuela, así como también lo fueron: Manuel Cubas, Pedro Mesa Thomas, Itumelia Díaz, Ana María Quaranta, Purita Ochoa y María del Carmen Chaveaux. Apelamos a los más grandes aportar y ordenar en la línea del tiempo a cada uno de estos docentes.

Mil ciento treinta y seis palabras, once párrafos tratando de describir y expresar la identidad de una institución a la cual no pertenecí, solo para decirles a todos aquellos trabajadores, jubilados, estudiantes y demás colaboradores que han hecho de la Normal N°5 lo que es actualmente felicidades por el sexagenario, solo resta por decir gracias por recibir un humilde homenaje de un ex alumno de la E.P.E.T N°12 perdón por tan poco.

Autor: Carlos Adolfo Gómez.

Ingreso

Etiquetas Populares

Rescate fotográfico