55937424 1316479621836563 7108389686283862016 n

El sueño del pibe, allá a inicios de los 80, era ser guía de las Ruinas. Es que de ser una salida laboral inmediata y de pertenecer a ese selecto grupo de jóvenes ya de por si representaba una inevitable tentación. Recuerdo que en un momento dado era tal la significancia que solíamos juntarnos a jugar en el patio de casa a que éramos algunos de esos muchachos ¨pitucos¨ que solían llevar al contingente de turistas por el interior de la Reducción. Quizá era el preludio de todo eso que luego se transformaría en saber cuándo don Aquino u otros allegados instruían en historia, facilitando el material u organizando un programa lo más ordenadamente posible. Es que antes, mucho antes de que las reducciones incorporen el show, el escenario fue motorizado por estas personas denominadas comúnmente ¨los guías¨. Los que tenían que aprender inglés o francés lo hacían a base de coraje, es que para ser pertinente muchas veces no se requiere título, solo basta y sobra con la idoneidad. Los guías de San Ignacio fueron embajadores y lo siguen siendo. Dejaron y siguen dejando todo en la cancha. Antes, como cuando arribaban ¨particulares¨ o alguna ¨excursión¨, se ganaban la admiración y el respeto del público por su amabilidad y elocuencia. Ahora, al margen de la natural evolución del oficio, siguen noblemente desempeñando ese rol con la misma dedicación.

 

Aún recuerdo todo ese entorno pintoresco al rededor del perímetro. Nosotros, los empanaderos, cuidacoches y vendedores de plantas, solíamos poner la ñata junto al alambrado soñando alguna vez estar ahí, desempeñando esa envidiable función. Lo cierto es que el tiempo trajo aparejado otros avatares. El viejo Aquino falleció y poco después ya se andaba diciendo que la provincia le había echado un ojo al Sitio Patrimonial. Los guías de San Ignacio debían hacerle frente a una eventual intervención. Entonces ni lerdos ni perezosos llegó el momento de la asociación. Es así como nació AGUITSI (Asociación de Guías de Turismo de San Ignacio) para hacerle frente a cualquier envestida oficial. Con el tiempo formaron parte de la ¨liguilla¨ (liga de fútbol local), viajaron e intercambiaron experiencias con otras sedes de lo que fueran los 30 pueblos jesuíticos de la región e incluso editaron un libro.

Hablar de los Guías de San Ignacio es acordarse de Luca Aguilar (el bohemio), ¨Largui¨ y Raúl Melgarejo, ¨Toto¨, Jorge Monges, Juan Carlitos Cáceres, Los hermanos Gómez, ¨Marti¨, ¨Coco¨ Corach, entre otros. O de algunos otros que ya no están en la localidad pero que alguna vez formaron parte de AGUITSI como Omar Orlando Bairos, Ruiz Díaz, o el tal ¨chachin¨, que un día se las tomó con la guita de la asociación.

También es digno mencionar el aporte apasionado y vocacional de un singular eldoradense, Carlos Vicente Gómez. Hoy hijo adoptivo de nuestra localidad y defensor acérrimo de nuestro patrimonio cultural. Carlitos, como le decimos sus amigos, forma parte de una rica etapa en donde nuestros embajadores han brillado con luz propia gracias al permanente interés por profesionalizar la labor.

Así mismo, la historia de esta noble vocación se remonta tambien a esos gurises que hoy día, ya siendo abuelos, nostálgicamente evocan los pasajes de un tiempo mágico, donde entre naranjos y pitangas solían acompañar al contingente de turistas a recorrer el lugar. Entre ellos “Negrito” Correa, “Kike” Rea, “Pity” Ferreyra, “Pitogue” Barboza, entre otros.

En fin, anécdotas y flashes de lo que fueran y son nuestros idóneos. Responsables al fin y al cabo de transmitir todo este tiempo al turista, la importancia que representa para nosotros, la defensa de nuestra Reducción.

Federico Gómez

Fuente de imagen: Che Toba Blog

Ingreso

Etiquetas Populares

Rescate fotográfico