ROMANCE DE UN PIONERO CON SU PUEBLO

555

Vieja unidad Dodge perteneciente a Don Jorge Martignoni que prestara servicio Maria Antonia-Posadas a principios de 1940.-

El 6 de mayo de 1965 dejaba este mundo Jorge Martignoni. Probablemente jamás hubiese imaginado la masiva congoja que provocaría dicha partida. Es que pensar en Jorge era retrotraerse de inmediato a su obra de vida, inescindible de la del resto de la comunidad. A principios de siglo XX San Ignacio distaba mucho de ser la ciudad que es hoy. Sus calles terradas, sin iluminación, diseminadas, unas tras otra no eran más que un montón de picadas solo discernibles a cielo abierto. Sin embargo, la visión de aquellos vecinos emprendedores hizo de la localidad una zona urbanizada que pronto cobraría intensidad en obras públicas y privadas, que redundarían en beneficio de la comunidad.

 

 

 sani3

Cooperativa de Creditos San Ignacio Limitada.-

Jorge era un hombre inquieto. Como todo pionero basaba su fe en la voluntad de unidad y cooperación. Esa característica esencial que lo determinaba a gestionar obstinadamente todo lo que surgiera de las mismas entrañas de alguna asamblea, lo fue posicionando como un referente indiscutido en la vida pública de la colonia. Fue así como se gestó la Cooperativa Eléctrica -fruto de un esfuerzo comedido de vecinos-, las asociaciones cooperadoras para las escuelas y el hospital y hasta una Cooperativa de Créditos para apuntalar emprendimientos agrícolas y comerciales. Ni hablar de la Escuela Normal, todo un logro para una comunidad que en base a recursos genuinos fue adquiriendo notables avances edilicios e institucionales. Allí, en esos avatares cotidianos siempre solía andar Jorge, comprometido con el desarrollo cívico y material de su comunidad.

También en la faz privada puede destacarse la invaluable labor de su empresa de transporte, quien fuera pionera en el rubro, acercado a vecinos de parajes aledaños, afianzando de ese modo los vínculos laborales y humanos. Jorge así mismo fue representante de los trabajadores, presidente del Club Social y del Consejo de Administración de la Cooperativa de Electricidad. Así lo recordaba Rubén Gagliardi, al momento de su partida “ Su vida queda reflejada fielmente en su valiosa obra en bien de la comunidad, a la cual tanto amó sin dejarla trasuntar, pero esa obra maravillosa por un pueblo chico, se proyectará hacia el futuro como rompiendo la niebla del atraso la luz de la Cooperativa de Electricidad y la acción magnifica de su tan querida Escuela Normal, cuyos hijos, los maestros egresados, rompen las tinieblas de la ignorancia en el ámbito de toda la tierra colorada (…)”.-

 

 

 

 

222

Jorge Martignoni en su años mozos posando frente a su taller.-

Fuente : Carlos Martignoni.-

Ingreso

Etiquetas Populares

Rescate fotográfico