Cómo podrías renacer sin antes haber quedado reducido a cenizas” Nietzsche.

 Ivotí

Integrantes de la populosa Escola de Samba Ivotí

Cuando pasan las fechas esperadas de Navidad y Año Nuevo en San Ignacio se vive los preparativos de otro acontecimiento festivo popular, las noches de carnaval, el receso de verano en el pueblo nunca fueron un problema mayor para los padres ya que no hay que preocuparse por colonias de vacaciones o actividades que hagan al entretenimiento de los niños y adolescentes.

Ni bien comienza la segunda semana de Enero las prácticas de ritmos en las batucadas que conforman las distintas escolas do samba ya se pueden observar, así como participar de distintas maneras en la conformación de las mismas. Algunos ensayos se dan en colegios o instituciones educativas, pero la comparsa a la que se rinde homenaje hoy tiene un tinte mucho más popular, anclada en las raíces históricas de nuestro pueblo La Legendaria Ivotí lleva a cabo sus prácticas en la plaza Belgrano ubicada en el pequeño bulevar de la calle Bolívar esquina Alberdi cuando la lluvia no obliga la suspensión.

 Son las 18:00 horas del primer día del mes de febrero y el ensayo de Ivotí comienza con todo el esplendor de la juventud apuntalada por la experiencia de los mayores, los hermanos Diego, “Rolo”y Claudio continúan con el legado que les dejó su padre comandando las prácticas bajo directivas que no tan verticalistas. Lo primero que pude averiguar intentando no interrumpir la práctica es que los hermanos Diego y Jorge obraron el milagro de resurgir a la comparsa de las cenizas como el ave Fénix. El calor sanignaciero no amedrenta el entusiasmo tanto de la banda como el de la batería, es difícil reconocer a tanta juventud después de tomar distancia del pueblo, los ritmos suenan a todo volumen con los clásicos del carnaval carioca además de los himnos característicos; en la banda pude reconocer a músicos locales reconocidos como “yiyo” Cruz en guitarra, los jóvenes Imar Curvello en los teclados y Emanuel Jara en bajo.

Rolo” con quién fui el primero en intercambiar mensajes por Whats App me conectó con su hermano mayor Diego, quién gentilmente se salió de la práctica para charlar conmigo. Este señor me contó que allá por el año 1984 un grupo comunal se reunió a conformar este proyecto, entre ellos se encontraban: Guillermo y Otto Schlender, Hugo Enriquez, Víctor Acuña, la familia Vallejos participando entre ellos “Tito”-Fredy- Eduardo y Jorge “Coqui”, como así también Mariño y los vecinos de la zona lindante al pueblo viejo. Los primeros ensayos se realizaron en los espacios de la Martín y Cía, el Sindicato Del Gremio de la Alimentación ubicado en las inmediaciones de Alberdi y Marcelo T de Alvear, luego se mudaron al espacio físico de la “Pista de Ñato C” -don Curvello, el famoso apasionado radialista del pueblo- dicho lugar está ubicado en la calle Uruguay entre Lanusse y Mitre; para finalmente quedarse definitivamente en la ya mencionada plaza Belgrano.

Los años ‘90 tuvieron su año de apogeo y como todo periodo comenzó la decadencia es así que en el 1997 el proyecto quedó trunco hasta el año 2015 en el que resurgió el esplendor. Los coordinadores no contaban con apoyo de nadie y como todo grupo que empieza desde cero para conseguir instrumentos, vestimentas y logísticas tuvieron que organizar ventas de rifas, polleadas, venta de empanadas, pastelitos y demás maneras de conseguir fondos para sustentar la comparsa. Diego cuenta que retornaron al ruedo por ansias conformando un grupo apasionado por el carnaval, liderado por el mismo Hugo Enríquez quién lastimosamente ya no se encuentra entre nosotros pero brilla su luz desde el más allá, llevando la batería a niveles superlativos.

Lastimosamente en este mundo todo se mueve en función al dinero y cuando Ivotí no consiguió el podio en dos años consecutivos el camino se tornó cuesta arriba, -tal vez -reflexiona Diego, por no entrometerse en la política y en asuntos organizativos en términos generales a lo que se lleva a cabo en la labor de la COPROCO (Comisión Pro Corso); dicha organización municipal se encargaba de seleccionar jurados y manejar las licitaciones de cantinas como así también las marcas exclusivas de la festividad. Diego relata que nadie quería fiarles o adelantarles dinero necesario para realizar cosas con respecto al carnaval, pero por fortuna para Ivotí a pesar de mantenerse al margen de la política tienen cantinas que corresponden a la comparsa.

En la actualidad la Escola Do zamba Ivotí cuenta con 60 integrantes en la Batería Legendaria y 50 pasistas en el cuerpo de baile, la temática seleccionada para este año es “Los pensadores del mañana”, con el cuál sale el himno de este año referido al asunto además de deleitarnos con el himno histórico Balanza (...llegó la hora de cantar y sacudir dejar toda la gente loca con agua en la boca…). Actualmente el grupo trabaja de manera consensuada  en la toma de decisiones.

Agradecimientos: a los hermanos Enriquez, al señor “Coqui” Vallejo quién tuvo la amabilidad de charlar conmigo a la salida del supermercado y los amigos “Checho” Carvallo y la “Enana” Caro por conectarnos a los realizadores del evento. Sin ellos nada hubiese sido posible.

Autor: Carlos Adolfo Gómez

Ingreso

Etiquetas Populares

Rescate fotográfico