martignoni

Carlos "Pupi" Martignoni preparando su equipo antes de una competicion (1967).-

Carlos “Pupi” Martignoni, además de ser el continuador del legado de su padre Jorge en el rubro comercial de trasporte público de pasajeros, fue un apasionado de los fierros. Testimonio de ello queda en variadas fuentes periodísticas de la época en donde el automovilismo misionero recién comenzaba a dar sus primeros pasos organizativos.

 

martignioni 4

Carlos "Pupi" Martignoni posa orgulloso junto a su Fiat 600. observese la estampa San Ignacio, todo un embajador durante aquella época en que los fierros comenzaban a rugir.-

Situados en los años 60 la competición demandaba de los participantes un poco de todo, desde armar planillas, consensuar un arancel hasta realizar por motus propio la revisión técnica y naturalmente hacerse cargo de correr. Esto para nada representó un obstáculo en las expectativas de “Pupi”, quien ni lerdo ni perezoso armó su Fiat 600, consiguió copiloto y echó a rodar su sueño al volante en una categoría novedosa. Los esfuerzos para tomar parte de estas competiciones eran por demás costosos, aun así, cada quien y a su manera se las arreglaba debido a que aun la publicidad era una aspiración a largo plazo. Sin embargo, estos pioneros de los fierros desandaban con orgullo sus maquinas en pistas de tierra compactada demostrando todo su potencial ante la adversidad del suelo. Así, findesemana tras findesemana “Pupi” salía con su acompañante llevando el coche n° 103 hacia el Auto Club Puerto Rico, en busca de otra hazaña que lo acerque a la consagración. Así fue como San Ignacio tuvo su campeón, dejando el nombre de la localidad de Las Ruinas en lo más alto del podio.

martignioni 2

Detalle periodistico de la actuacion de "Pupi" Martignoni en Puerto Rico.-

Fuente: Carlos Martignoni.-

Ingreso

Etiquetas Populares

Rescate fotográfico