san 1

Padre e hijos prueban su fé (san Ignacio 1960).-

Recientemente nuestro amigo embajador en el tiempo Jorge Ocampo, nos deleitó con anécdotas y matices propias de esa festividad popular en honor a San Juan Bautista, festividad que se realiza anualmente por estos días de junio y que solía congregar a centenares de creyentes que ponían a prueba su fe ante el ardor del leño hecho brasa. Contaba Jorge que en uno de esos tantos cruces - hubo uno- allá por 1961 en donde unos cuantos terminaron con el talón a la miseria. El fuego se había realizado frente al mercado de Mattos, ni bien se disipó la llama desparramaron las brasas y el primero que arremetió fue uno de los organizadores - un hombre grande, Jorge presume que era el mayor de los Mattos-. Lo cierto es que copeteado como estaba, el paisano le entró al fuego con las botas puestas, y como la misma era de goma fue dejando retazos derretidos entre la ceniza ardiente. ¡Imagínese como quedaron los pies de los demás pasantes que topetaron con la goma derretida! 

san 3

Una pareja toma parte del tradicional cruce (San Ignacio 1960).-

En otra oportunidad y, siempre en la madrugada del 23, cuenta Jorge que la misma se realizo frente al Hotel San Ignacio. Allí llamo la atención de la concurrencia la presencia de dos jóvenes alemanas que habían venido a visitar al cura párroco José Weis. Sacaban fotografías asombradas ante la probidad de los parroquianos.
Ante el entusiasmo inusitado la muchedumbre no aguantó, al punto tal que comenzaron arengar a viva voz a que ambas jóvenes tomaran parte del cruce. -“¡Que pasen las alemanas, que pasen las alemanas!", al unísono, hasta que luego de una leve duda las mismas tomaron coraje y accedieron al convite. Primero lo hicieron juntas para luego pasar de a una, en una jornada plagada de festividad y claramente emotiva.

sani 2

Dos amigos entusiastas desafian a las brasas (San Ignacio 1960).-

Probablemente las imágenes de aquel grato momento permaneceran guardadas en algún álbum familiar de aquellas jóvenes en aquel lejano país, lo cierto es que ese San Ignacio florido de los años 60 aun resiste ser olvidado en el anaquel nostálgico de quienes lo evocan y, como Jorge, lo vuelven a sentir.-

san 4

Una joven acomete convencida la prueba de fe (San Ignacio 1960).-

Este articulo fue posible gracias al aporte de nuestro amigo Jorge Ocampo.-

Imagenes: Gladis Dañeleski.-